Resumen Real Decreto-Ley 13/2020, de 7 de abril, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en materia de empleo agrario

El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto-Ley por el que se aprueban medidas urgentes de carácter temporal en materia de empleo agrario para garantizar la disponibilidad de mano de obra para cubrir las necesidades actuales del campo, con la crisis del Covid-19. La garantía de mano de obra en el campo, cobra especial importancia en una fecha como la actual, debido a que coinciden simultáneamente campañas agrícolas importantes. La reducción en la oferta de la mano de obra en el campo podría acabar desencadenando un incorrecto funcionamiento de la cadena alimentaria, llegando incluso, a darse problemas de desabastecimiento para el consumidor final. Para evitar esto, el RD-Ley propone una seria de medidas temporales, con el fin de favorecer la contratación de trabajadores para el sector primario.

Resumen:

1- Las medidas propuestas para favorecer la contratación temporal de trabajadores en el sector agrario llegarán hasta el 30 de junio de 2020.

2- Los beneficiarios podrán ser:

2.1 Personas que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

a) Personas en situación de desempleo o cese de actividad.

b) Trabajadores cuyos contratos se hayan visto temporalmente suspendidos como consecuencia del cierre temporal de la actividad, excepto los trabajadores afectados por los ERTES con causa del COVID-19.

c) Trabajadores migrantes cuyo permiso de trabajo concluya en el periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 30 de junio de 2020.

d) Compatible para jóvenes nacionales de terceros países, que se encuentren en situación regular, de entre los 18 y los 21 años.

2.2 Personas con domicilio o residencia temporal próximos a los lugares en que haya de trabajo (mismo término municipal o en términos municipales limítrofes del centro de trabajo). Las comunidades autónomas podrán ajustar este criterio en función de la estructura territorial teniendo en cuenta el despoblamiento o la dispersión de municipios.

3- El salario percibido por el desarrollo de los trabajos agrarios será compatible con:

a) Con las prestaciones por desempleo.

b) Con las prestaciones por cese de actividad.

c) Con cualquier otra prestación de carácter económico.

NOTA 1: El desarrollo de estos trabajos serán incompatibles con:

NOTA 2: Los ingresos obtenidos por esta actividad laboral no se tendrán en cuenta a efectos de los límites de rentas establecidos para las prestaciones contributivas o no contributivas de la Seguridad Social.

4- Es obligación del empresario asegurará la disponibilidad de medios de prevención apropiados frente al COVID-19.

5- Las ofertas de empleo que sea necesario cubrir en cada localidad serán comunicadas por las empresas y empleadores a los Servicios Públicos de empleo autonómicos. En aquellas localidades o municipios en que el número de demandantes de empleo supere la oferta disponible de trabajadores se establecerán los colectivos prioritarios para cubrirla.

Criterios prioritarios para gestionar dichas ofertas:

a) Personas en situación de desempleo o cese de actividad que no perciban ningún tipo de subsidio o prestación.

b) Personas en situación de desempleo o cese de actividad que perciban únicamente subsidios o prestaciones de carácter no contributivo.

c) Personas en situación de desempleo o cese de actividad perceptores de subsidios por desempleo o prestaciones de carácter social o laboral.

d) Migrantes cuyos permisos de trabajo y residencia hayan expirado durante el periodo comprendido entre la declaración de estado de alarma y el 30 de junio de 2020. e) Jóvenes nacionales de terceros países, que se encuentren en situación regular, entre los 18 y los 21 años.

6- Las empresas y empleadores comunicarán a los Servicios Públicos de empleo autonómicos competentes las contrataciones.

7- El Servicio Público de Empleo Estatal reanudará de oficio las prestaciones por desempleo que se hubiesen visto suspendidas por los procesos automáticos. No se tendrán en cuenta las jornadas reales trabajadas en estas contrataciones para el cálculo de las prestaciones por desempleo.

8- El salario se abonará por transferencia bancaria. El salario mínimo será el fijado según convenio, pero en todo caso será el SMI.

9- Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, harán un seguimiento de estas contrataciones.

10- Se tomarán medidas de simplificación del proceso burocrático de la contratación de los trabajadores con el Servicio Público de Empleo.

11- Se amplían las situaciones protegidas hasta el momento como situación asimilada a accidente de trabajo. De esta forma tendrán tal consideración, con carácter excepcional, los periodos de aislamiento, contagio o restricción en las salidas del municipio (confinamiento) donde tengan el domicilio las personas trabajadoras como consecuencia del virus COVID-19.

12- El artículo 17 en el que se determina la prestación por cese de actividad se modifica y se establece lo siguiente:

Tendrán derecho a dicha prestación: Los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, los trabajadores autónomos agrarios incluidos en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios y los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar cuyas actividades queden suspendidas, o vean reducida su facturación, al menos, en un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre natural anterior, siempre que no se encuentren en algunos de los supuestos recogidos en los siguientes puntos:

1. Los trabajadores autónomos agrarios de producciones de carácter estacional incluidos en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrario, cuando su facturación promedio en los meses de campaña de producción anteriores al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 por ciento en relación con los mismos meses de la campaña del año anterior.

2. Los trabajadores autónomos que desarrollen actividades en alguno de los siguientes códigos de la CNAE 2009: 5912, 5915, 5916, 5920 y entre el 9001 y el 9004 ambos incluidos, siempre que, no cesando en su actividad, su facturación en el mes natural anterior al que se solicita la prestación se vea reducida en al menos un 75 por ciento en relación con la efectuada en los 12 meses anteriores.

No será necesario para causar derecho a esta prestación tramitar la baja en el régimen de Seguridad Social correspondiente.

El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado, no existirá obligación de cotizar y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

El reconocimiento de la prestación podrá solicitarse hasta el último día del mes siguiente al que se produjo la finalización del estado de alarma.

En cuanto a la moratoria que puede otorgar la Tesorería General de la Seguridad Social, en los casos que sea concedida, únicamente afectará a las aportaciones empresariales en la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, así como a las cuotas de los trabajadores por cuenta propia o autónomos (Sólo la pueden solicitar aquellos autónomos, cuya actividad no se haya suspendido con ocasión del estado de alarma).

También te podría gustar...