2015 será el año que marcará el futuro del sector lácteo en España

El secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla, representó ayer al sector lácteo español en un comité de expertos convocado por el Grupo Socialista del Parlamento Europeo. En España, la producción ha estado limitada los últimos años en 6,5 millones de toneladas, cuando la demanda interna es de 9 millones, por lo que la desaparición de las cuotas preocupa mucho a los ganaderos: “necesitamos unas reglas del juego justas y claras. Sin ellas, la liberalización podría significar nuestra desaparición”, afirman.

UPA ha denunciado que la duración media anual de los contratos de compraventa en España es de sólo 6,4 meses (8,7 meses en los contratos entre el ganadero y su cooperativa y 4,9 meses para los contratos entre ganadero individual e industria). “Muy lejos de los 12 meses que se exigen en el paquete lácteo”. Además, “la presión de la distribución para bajar los precios obliga en la mayoría de los casos a los ganaderos a renunciar a percibir un precio justo por su leche”.

“Una parte muy importante de la industria prefiere la especulación y la anarquía en vez de relaciones estables con los ganaderos mediante un contrato a largo plazo”, ha señalado Román Santalla, que pedirá hoy en Bruselas que se fortalezca el Observatorio Europeo del sector lácteo para que pueda elaborar propuestas de reforma intensa de las normas en materia de leche.

Para UPA es “imprescindible” potenciar nuevos mecanismos que equilibren la negociación contractual “que a día de hoy no pasa de ser una mera imposición de industria y distribución”, advierten. Los ganaderos exigen también nuevos y más potentes elementos de gestión de crisis de mercado: “Con el veto ruso hemos visto que los actuales no son suficientes”, aseguran. “Sigue habiendo dumping, con leche que entra en España desde otros países y hunde los precios”.

El responsable ganadero de UPA ha criticado duramente a la distribución, a la que ha exhortado a “acabar con las ofertas abusivas con la leche” y ha pedido al Ministerio de Agricultura y a la agencia AICA que “activen todos los mecanismos que la ley permite” para sancionar a los que vendan a pérdidas o usen los lácteos como producto reclamo.

Para UPA, la Unión Europea debe posicionarse claramente respecto a qué modelo de producción de leche quiere en el futuro: “un sistema sostenible basado en explotaciones familiares que generan empleo y vida en los pueblos, o un modelo más industrializado, intensivo e insostenible”.

También te puede interesar...

Deja un comentario