UPA Aragón estima pérdidas de más de 120 millones de euros en el campo aragonés causadas por la sequía, las heladas y el granizo

A la espera de conocer cifras exactas del peritaje, la organización agraria UPA Aragón hace una primera valoración de las pérdidas económicas sufridas por los agricultores y ganaderos aragoneses debido a las adversidades climatológicas de los cinco primeros meses de 2017. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos advierte que la cifra inicial de 120 millones de euros en pérdidas aumentará porque los cultivos no han terminado los ciclos y, por tanto, los efectos de la sequía siguen agravándose. Además, UPA Aragón recuerda que “estamos en periodo de alto riesgo de tormentas de granizo, por lo que los daños por este fenómeno no se pueden dar por acabados”.

5 de junio de 2017. La organización agraria UPA Aragón estima unas pérdidas superiores a ciento veinte millones de euros en lo que llevamos de año “y va en aumento” recuerdan. La organización teme que la evolución de la sequía y las posibles tormentas de granizo agraven “una situación ya delicada de por sí para los profesionales del campo”.
Aragón ha empezado junio con unos daños totales valorados en más de ciento veinte millones de euros causados, especialmente, por la sequía. A día de hoy los daños más importantes se han registrado en herbáceos extensivos, por sequía y heladas, también en explotaciones frutícolas por pedrisco y heladas y en explotaciones de cereza por rajado de fruto.
Según datos de Agroseguro se han dado parte de siniestros en 73.070 hectáreas, pero desde UPA Aragón recuerdan que esta cantidad se incrementa hasta más del doble por todos aquellos agricultores que no tenían seguro contratado.

La provincia más afectada por la falta de lluvias ha sido la de Teruel, donde los agricultores han perdido gran parte de las cosechas, lo que en cifras se traduce en cerca de sesenta y cinco millones de euros. La siguiente zona más afectada es Zaragoza, donde los daños ascienden a cuarenta millones. En Huesca, sin embargo, las pérdidas han sido causadas fundamentalmente por episodios de helada y piedra.

Las últimas lluvias, generalizadas en todo el territorio aragonés, han podido ser beneficiosas para los cultivos más tardíos, localizados principalmente en zonas altas. Pero, como apuntan desde la organización agraria “el problema sigue estando ahí, porque las últimas lluvias no han llegado a tiempo para salvar a muchos cultivos aragoneses fuertemente azotados por la sequía registrada en los meses de abril y mayo”.

Además de la sequía, este fin de semana, tormentas “muy severas” cargadas de granizo han provocado daños irreversibles en la provincia de Teruel, especialmente en los municipios de la cuenca del Jiloca -Caminreal, Torrijo del Campo, Monreal del Campo y Ojos Negros, en los que los daños alcanzan ya al 100% de los cultivos de cereal de invierno y maíz. Además, las fuertes corrientes de agua han causado serios desperfectos en infraestructuras y sistemas de riego y caminos.

Otros puntos de Teruel, como las localidades de Argente y Camañas, ubicadas en el altiplano turolense, y otras zonas del bajo Jiloca como: Villahermosa del Campo, Lanzuela, Cucalón y Muniesa, registran daños en el 20% de la producción para esta temporada.
El pedrisco también ha afectado a las zonas de La Mata de los Olmos, Castellote, Berge y Molinos, dejando importantes daños en los cultivos de olivar y almendro.

Provincia de Teruel, extensiones afectadas por pedrisco de las últimas tormentas:
• Comarca del bajo Aragón: 1.100 has. en cultivo de cereal, almendro, olivar y frutales.
• Cuenca del Jiloca: 1.200 has. de cereal
• Serranía del Montalbán 900 has. de cereal
• Serranía de Albarracín y Hoya de Teruel: 300 has. de cereal

Provincia de Zaragoza, extensiones afectadas por pedrisco de las últimas tormentas:
• Calatayud: más de 320 has. de cereal y 20 has. de frutales.

Propuestas de UPA

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, se va a realizar una serie de propuestas tanto al Ministerio de Agricultura del gobierno central como al Gobierno de Aragón, para mitigar la “mala situación ” que han dejado las adversidades meteorológicas en el campo.

Medidas administrativas-legislativas

Medidas relacionadas con la PAC

• Flexibilizar y establecer las excepciones necesarias para asegurar que se cobre el 100% de las ayudas PAC tanto del primer como del segundo pilar. Se incluyen las agroambientales, el pago verde, las ayudas acopladas, las ayudas ligadas con planes de incorporación…
• Permitir que se aproveche de la mejor manera posible lo poco que haya en las parcelas, bien sea con pastoreo, siega o laboreo, según el interés de los agricultores
• Adelantar el pago del 95% de la PAC a partir del 16 de octubre.
• Pago en el más breve plazo de tiempo de las ayudas pendientes, tanto del primer como del segundo pilar del año 2016

Medidas fiscales y de seguridad social

• Disminución de los índices de rendimiento neto en el régimen de estimación objetiva (módulos) para el IRPF de 2017
• Incremento de los gastos de difícil justificación en el régimen de estimación directa para el IRPF 2017
• Exención del pago de cuotas a la Seguridad Social por 12 meses, manteniendo la consideración de dicho periodo como cotizado a efecto de jubilación y prestaciones de todo tipo
• Condonación del Impuesto de Bienes Inmuebles en las zonas de mayor afección de la sequía y daños climatológicos
• Exención del pago de tarifas y cánones de riego para las zonas con limitaciones de riego
• Exención del pago de tasas de servicio por parte de los ganaderos

Medidas relacionadas con los seguros agrarios

• Peritaciones rápidas
• Agilizar el cobro de las indemnizaciones
• Excluir al año 2017 de la serie histórica para el cálculo de los rendimientos y tasas individuales
• incrementar el presupuesto tanto de Enesa como de las C.A.
• Mejorar las condiciones de acceso de los nuevos agricultores y ganaderos para aumentar las cifras de contratación actuales, además de bajar el coste del seguro, bajando las tasas y subiendo las subvenciones hasta el máximo del 65% que permite la UE

Resolver y adecuar los contratos de temporada a las necesidades del sector del riego. Es incoherente tener que pagar los fijos de potencia cuando este año no se va a poder regar o se va a regar con mucha menos dotación. Esta situación es suficientemente elocuente para describir la profunda injusticia que sufre el sector del riego. Es la oportunidad para políticamente plantear la revisión del sistema actual para conseguir pagar por la potencia y energía realmente consumida.

Préstamos bonificados

• Préstamos con aval de SAECA, para aquellos agricultores y ganaderos con dificultades para acceder a préstamos
• Préstamos sin aval, para aquellos agricultores y ganaderos con capacidad de endeudamiento
• Condiciones de los préstamos: 5 años con 1 de carencia.
• Bonificación del Tipo de Interés: Esta bonificación se utilizarán en primer lugar para reducir o compensar los costes de los avales de SAECA y con los fondos sobrantes de cada solicitud reducir los tipos de interés de los préstamos hasta el 0% para los agricultores profesionales.

Ayudas directas

Subvención para minorar el principal de los préstamos. Estas subvenciones se darán a los agricultores y ganaderos que hayan tenido unas pérdidas superiores al 50% de la cosecha o de los pastos.

• 25% de cada una de las dos primeras anualidades de amortización: siempre y cuando cumplan alguna de las siguientes características:
- Explotaciones prioritarias
- Agricultores a título principal
- Agricultores con una póliza en vigor que incluya sequía
- Agricultores con seguro que cubra la helada en las zonas afectadas por la helada

• 25% de cada una de las tres primeras anualidades en los casos anteriores siempre y cuando tengan una póliza en vigor que cubra sequía y si ha habido daños de helada y estos no han sido atendidos por el seguro por no haber comenzado la garantía en el momento de afección del daño.

Una alternativa a dar ayudas directas no vinculadas a la formalización de préstamos sería establecer ayudas directas en función de las has. declaradas en la PAC para aquellos agricultores y ganaderos que hayan tenido unas pérdidas superiores al 50% de la cosecha. Estas ayudas directas se darían a los agricultores y ganaderos con pólizas de seguro en vigor que cubra la sequía y que además sea explotación prioritaria. Si no lo cumple la ayuda se reduciría a la mitad.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario