UPA resolvemos las principales dudas sobre nuestra defensa del glifosato

Glifosato_investigan_sus_efectos_neurotoxicos_large

La prórroga del uso del glifosato en la UE por cinco años más ha levantado una ola de críticas cuyo fundamento, en muchos casos, no se sostiene. Desde UPA, como principales interesados en el uso de productos seguros para la salud, resolvemos aquí a las principales dudas sobre esta cuestión.

¿Con qué autorizaciones cuenta esta sustancia y qué organismos regulan su uso?

La UE y los Estados Miembros sólo aprueban productos fitosanitarios sobre los que existe certeza respecto a su seguridad de uso de acuerdo a datos científicos. La seguridad del glifosato ha sido testada y posteriormente certificada por la AESA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA, pos sus siglas en inglés).

En la UE la autorización de materias activas (que son las sustancias que forman parte de los fitosanitarios) es competencia de la Comisión Europea. Hay un procedimiento perfectamente reglado hasta que una materia activa se aprueba. Para que la CE autorice una materia activa, siempre es necesario el informe favorable de la AESA, también llamada EFSA por sus siglas en inglés (European Food Safety Authority).

La AESA es una agencia establecida jurídicamente en 2002 e independiente de las instituciones comunitarias y de los Estados Miembros. Sus dictámenes deben ser tenidos en cuenta a la hora de legislar en materia de seguridad alimentaria, nutrición, bienestar y sanidad animal y protección de plantas y sanidad vegetal. Los análisis de cada materia activa se realizan bajo un protocolo muy estricto y perfectamente tasado. Esta agencia es el equivalente a los productos fitosanitarios de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) para las medicinas. En ambos casos, para que un principio activo esté autorizado en la UE es preceptivo su informe favorable.

En el caso de la renovación del glifosato, además ha contado con el informe positivo de Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (o European Chemicals Agency, ECHA).

¿Cómo se utiliza el glifosato en España?

Es la materia activa de múltiples herbicidas que se utilizan para eliminar las malas hierbas antes de sembrar. Nunca se utiliza como finalizador de cosecha. En cultivos leñosos se utiliza para eliminar las malas hierbas entre las calles de los cultivos, nunca afecta a los árboles ni por supuesto a sus frutos.

 

¿Por qué surge la polémica con esta sustancia?

Porque en agosto de 2016 se terminó la autorización de esta materia activa en la UE y tocaba su revisión para decidir sobre la renovación de la autorización.

Paralelamente surgió un informe de la IARC (International Agency for Research on Cancer), una de las agencias ligadas a la Organización Mundial de la Salud, en el que se cambiaba la clasificación del glifosato a (2A) por su “potencial” carcinógeno. Esto ha abierto un debate muy intenso sobre los riesgos de esta sustancia. En este debate no debe perderse de vista que:

  • La clasificación de la IARC se realiza sólo teniendo en cuenta el peligro potencial de un producto de acuerdo con publicaciones o estudios de dominio público, pero no todos los disponibles, como hacen las Autoridades reguladoras en evaluación de riesgo, como la AESA.
  • La IARC no establece cuándo un posible producto o actividad puede resultar cancerígeno en circunstancias concretas, sino que clasifica la probabilidad general de que haya relación entre el producto o la actividad y el cáncer.
  • Como usuarios de productos fitosanitarios sólo podemos estar a lo que las autoridades europeas dictaminen a este respecto.

 

¿Por qué se relaciona la defensa del glifosato con la defensa de Monsanto?

Porque fue esta empresa la que descubrió y patentó esta materia activa. Sin embargo, desde el año 2000 la patente es libre, lo que ha permitido que haya 55 titulares de registro. Monsanto, hoy por hoy es solo una más de las empresas que producen esta materia activa.

Otra cuestión es que dentro del argumentario de aquellos colectivos que quieren que se prohíba esta materia se incluye la relación del glifosato con Monsanto y con los transgénicos. En este sentido es importante dejar claro que en Europa no está autorizado ningún cultivo transgénico que sea tolerante al glifosato. Por tanto este argumento tampoco se sostiene.

¿Por qué UPA defiende la autorización del glifosato?

Porque no podemos cuestionar el modelo de autorización de materias activas a nivel europeo. Porque, para nosotros, la seguridad alimentaria es prioritaria y por tanto, no podemos dejar de atender los informes y dictámenes científicos de la AESA (EFSA, por sus siglas en inglés, European Food Safety Authority) y la ECHA (European Chemicals Agency).

Porque hoy por hoy no hay alternativa. En 43 años de historia (comenzó a usarse en 1974) no se ha encontrado. En UPA pedimos que la ciencia hable y, por tanto, también que se apueste por la ciencia. Hay que recordar que, si se consigue una substancia alternativa, su registro en la UE requeriría una media de 10 años.

 

¿Es posible la convivencia del glifosato con la agricultura ecológica?

Por supuesto, UPA defiende y trabaja por ambos modelos productivos. A partir del uso sostenible de los productos fitosanitarios no hay porqué pensar que la agricultura ecológica se pueda ver contaminada por el uso de agroquímicos en general y en particular de glifosato. Ambos modelos son posible y, en nuestra opinión, igual de necesarios.

  ¿Impacta el glifosato en la agricultura de conservación?

  • El glifosato es esencial para la agricultura de conservación, una técnica agrícola basada en preservar la estructura de los suelos que se está extendiendo en los últimos años por su impacto positivo en el medio ambiente.
  • La agricultura de conservación reduce la erosión del suelo, incrementa su fertilidad, e aumenta la biodiversidad.
  • La agricultura de conservación permite un mejor aprovechamiento del agua y evita que se pierdan nutrientes del suelo por escorrentía.
  • La agricultura de conservación permite fijar carbono en el suelo al tiempo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, al disminuir la mineralización de la materia orgánica y las emisiones de CO2 a la atmósfera así como por la disminución de las labores mecánicas con maquinaria agrícola.

También te puede interesar...

Deja un comentario