UPA Aragón solicita el compromiso de la DGA para reanudar la actividad en las plantas de tratamiento de purines con cogeneración

El sindicato agrario UPA en Aragón y los ganaderos de Altorrincón, han solicitado al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón que se sume a las alegaciones interpuestas a la Dirección General de Política Energética y Minas -del Ministerio de Energía- para que no se reduzca la vida útil regulatoria de las plantas de tratamiento de purín y que se modifique la retribución de dichas plantas para que se garantice su funcionamiento futuro durante los 25 años de vida útil regulatoria.

La organización UPA en Aragón ha solicitado al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Gobierno de la comunidad, que se sume a las alegaciones realizadas por los ganaderos, especialmente los de la zona de Altorrincón, a la Dirección General de Política Energética y Minas, del Ministerio de Energía, para que no se reduzca la vida útil regulatoria de las plantas de tratamiento de purín fijada en la Orden Ministerial, resultante de la reforma del sector eléctrico, y que se modifique a su vez la retribución de las plantas para que se garantice su funcionamiento futuro durante los 25 años de vida útil regulatoria.

Representantes de UPA en Aragón y el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad se reunían este viernes día 3 de marzo en Zaragoza para intentar arrancar ese compromiso al departamento, un compromiso “que han adquirido ya las administraciones de otras regiones afectadas en España, como Cataluña” explican desde UPA.

Con estas alegaciones a la nueva Propuesta de Orden de política energética se intenta poner solución a uno de los mayores problemas que tiene el sector porcino; la gestión de los residuos -purín- y el control del impacto medioambiental producido por el nitrato del estiércol.

 

Secuelas de la Reforma del Sector Energético

El nuevo marco resultante de la Reforma del sector eléctrico, que modificaba el régimen retributivo de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos, trajo como consecuencia la paralización de las plantas de Desimpacto Ambiental de purines de porcino con cogeneración en España, incluida la planta de Altorricón en Aragón.

La Sentencia de 20 de junio de 2016, permitió la reanudación de la actividad en algunas de las plantas de ADAP.

Sin embargo, la propuesta de Orden Ministerial por la que se establecen los parámetros retributivos de las instalaciones tipo aplicables a las instalaciones de tratamiento y reducción de purín, ha tenido en la práctica un importante efecto negativo en la actividad de estas plantas, ya que ha paralizado 3 de las que habían reanudado actividad en Cataluña y Castilla y León, impide la actividad a futuro de la mitad de las mismas en Aragón y otras Comunidades Autónomas y limita de manera muy importante en el tiempo la actividad de la mitad restante.

Y es que la Propuesta de Orden cambia de criterio y pasa a limitar la vida útil regulatoria de las plantas de 25 a 15 años, lo que en la práctica supone que las 8 plantas con más de 15 años no puedan reanudar su actividad y las otras 8 que cumplen 15 años en los próximos 2 ó 3 años no tendrán un marco adecuado para acometer las inversiones necesarias para reanudar la actividad. Hay que recordar que las plantas llevan más de 3 años paradas debido a la reducción de primas de la Orden y algunas de ellas están en concurso de acreedores.

En Aragón, según esta nueva Orden, la planta de Altorricón no tiene derecho a percibir prima alguna, “lo que impide completamente su reapertura” explican desde UPA.

Reactivación de las Plantas tratamiento de purines con cogeneración ¡ya!

La cabaña porcina ha crecido de forma muy importante en los últimos años. Sin embargo, las recientes modificaciones legislativas en materia ambiental harán que sea necesario disponer de diferentes alternativas para poder afrontar los desafíos que se le presenten al sector porcino. Sin estas diferentes alternativas “no es que no se pueda aumentar nuestra relevancia en el mercado, sino que nos veremos obligados a reducir nuestra cabaña, perdiendo competitividad” apuntan los ganaderos. El sector considera que una de las alternativas realizables, disponibles y sostenibles es la que dan las plantas de tratamiento de purines con cogeneración.

Estas plantas (en total 29 instalaciones en España), después de más de 10 años de funcionamiento, “han demostrado que son un instrumento muy útil para garantizar una correcta gestión de los excedentes de purines de las zonas con más densidad ganadera” explican desde el sindicato UPA. Como ejemplo, “la reapertura de la planta de Altorricón conllevaría que, gracias a su demostrada tecnología, se puedan llegar a tratar 100.000 toneladas de purín al año, lo cual daría solución a una parte importante del purín excedentario que se produce a nivel local” explican los ganaderos de Altorrincón.

Estas plantas “modulan y viabilizan situaciones de estacionalidad debido a la climatología y problemas en zonas vulnerables y saturadas no autosuficientes para absorber la cantidad de purines y estiércoles generados en condiciones económicas aceptables para el sector” aseguran en el sindicato agrario UPA. Las plantas de tratamiento de purines, como gestores autorizados Sandach, son consideradas garantía de la implementación de las mejores tecnologías ambientales y de eficiencia energética, mediante su mejora continua en cumplimiento de las directivas y legislación nacional vigente a lo largo de su vida útil.

El porcino, un sector potente en España

El sector porcino en España aporta a la producción final agraria 6.000 millones de euros, siendo una de las columnas vertebrales de nuestra economía. A nivel europeo, somos el segundo país en volumen de producción tras Alemania, con más de 94.000 explotaciones, que generan más de 2 millones de puestos de trabajo, de los cuales 200.000 son empleos directos.

También te podría gustar...

Deja un comentario