UPA Aragón denuncia el nuevo ataque a la fruta española en Francia

Los agricultores galos han vuelto a tomarse la justicia por su mano. La organización agraria UPA en Aragón denuncia este nuevo ataque a la fruta española en Perpignan, donde han derribado decenas de toneladas de melocotones, nectarinas y albaricoques. Los fruticultores han apelado a la solidaridad de sus colegas franceses: “Nosotros somos las principales víctimas de la venta a resultas”. Los agricultores piden vender su producto con un contrato de por medio.

74ed064187ecef11498059686

21 de junio de 2017. Menos de un mes después del encuentro entre los Gobiernos de Francia y España, y cuando se cumplen unos pocos días desde la última reunión del comité que trata de poner en común los problemas del sector hortofrutícola de Francia, España e Italia, agricultores galos han vuelto a llevar a cabo un ataque contra las producciones españolas.
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos en Aragón condenan duramente este ataque frustrante. “Pedimos que los ataques fueran cosa del pasado y sin embargo vemos que están de plena actualidad”, han señalado.

El ataque se ha producido esta madrugada, cuando una veintena de agricultores han lanzado decenas de toneladas de melocotones, nectarinas y albaricoques delante de una tienda Leader Price que se encuentra en las proximidades del mercado mayorista de Saint Charles, a las afueras de Perpignan.

Los franceses protestan porque las mercancías españolas llegan sin precio y sin contrato a su mercado. Precisamente la principal queja de los agricultores españoles, que demandan desde hace años un contrato obligatorio y homologado para vender su fruta. Se estaría produciendo, a juicio de UPA, la “paradoja absurda de agricultores a uno y otro lado de los Pirineos luchando entre sí, cuando los culpables –y principales beneficiarios- serían los intermediarios y la distribución”.

UPA exige al Ministerio de Agricultura una protesta diplomática formal por este nuevo ataque y una reunión urgente, en el seno de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), para promover el fin definitivo de la venta a resultas –en la que el agricultor entrega el producto sin saber cuánto va a cobrar- tanto en las operaciones nacionales como en las de exportación.

También han requerido a las autoridades francesas que persigan, tal y como se han comprometido en diversas ocasiones, este tipo de acciones. Así mismo, han apelado a la Unión Europea, para que vele por la libre circulación de mercancías, un derecho básico europeo que se está viendo “continuamente cercenado”.

También te podría gustar...

Deja un comentario