UPA Aragón defiende la mejora de la educación en el medio rural en el Observatorio de la Escuela Rural en Aragón

UPA Aragón se compromete a llevar a la mesa de este Observatorio la realidad que diariamente nos transmiten desde los pueblos de todo Aragón, dando así voz a quienes verdaderamente se siente afectados por el problema de la despoblación y el acceso a la educación en el medio rural aragonés.

imagenes_IMG_4176_Foto_Luis_Correas_GA_14bbcc18

12 de junio de 2018. UPA Aragón, en la figura de José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón, entra a formar parte del Observatorio de la Escuela Rural en Aragón. UPA Aragón consideramos que es vital la creación de este órgano para la vertebración de nuestro disperso territorio y para el desarrollo y la supervivencia de nuestros pequeños, distanciados entre sí y muchas veces incomprendidos pueblos. El Observatorio celebraba su primer pleno el martes día 12 de junio en Zaragoza, una herramienta de trabajo que nace como órgano consultivo y participativo, que servirá como punto de encuentro y de participación entre distintas entidades con el objetivo de proporcionar respuestas que puedan solucionar los problemas y las necesidades que vive el medio educativo rural en Aragón, poniendo especial atención en aquellos territorios que presenten singulares en su geografía, su historia y su demografía.

UPA Aragón defendemos a las pequeñas explotaciones agrícolas familiares y así lo reflejan diferentes estudios sobre educación y medio rural realizados por esta organización y que han sido presentados en Bruselas. Los pequeños agricultores y ganaderos son nuestra razón de ser, son los principales mantenedores y cuidadores del territorio y del patrimonio natural aragonés. Somos muy conscientes de que, para que los jóvenes quieran volver al campo, sus familias deben estar cubiertas y gozar de servicios, al igual que lo hacen en las áreas metropolitanas.

Desde UPA luchamos por la incorporación de jóvenes al sector y por ello, queremos ser responsables y haremos todo lo posible por garantizar un futuro mejor a nuestros jóvenes. Estar presentes en el Observatorio y poder aportar nuestra visión ayudará a garantizar que las incorporaciones de jóvenes a la empresa agraria y su vida en el sector agrícola en el medio rural sea completamente satisfactoria para ellos, para ellas y para sus hijos, esos que quizás un día lleguen a ser agricultores y ganaderos de sus propias tierras y en sus pueblos. Los niños son el futuro y cultivar su amor por la tierra desde su educación es parte fundamental para la supervivencia del sector agrario en Aragón.

Actualmente, Aragón tiene 196 centros educativos en poblaciones de menos de 5.000 habitantes. 61 de estos centros tienen menos de 6 alumnos y a pesar de ello siguen abiertos. De ahí que el papel del maestro rural sea una de las principales fortalezas a analizar. Aragón es una comunidad autónoma con un gran territorio, rico en recursos, pero a todas luces mal distribuido. Más de la mitad de la población de todo Aragón se concentra en menos del 10% del territorio, una tendencia que va creciendo y que no es positiva para el resto del territorio. Desde mediados del pasado siglo la ciudad de Zaragoza y su área metropolitana se han convertido en el centro neurálgico y foco de población en Aragón, lo que se denomina como macrocefalia.

Como consecuencia, los pueblos de Aragón adolecen un intenso envejecimiento ligado a la masculinización. El éxodo es cada vez más intenso, sobre todo de gente joven que se ve obligada a salir de sus localidades natales por falta de servicios y de aquellos que no pueden volver a sus pueblos tras su formación por la misma carencia (servicios, comunicaciones, oportunidades … etcétera.)

Esta circunstancia se agrava si esos jóvenes deciden tener hijos, ya que muchas veces tienen que plantearse si van o no a sacrificar la educación de sus hijos por permanecer en los pueblos. Las Escuelas rurales son necesarias para mantener vivos los pueblos. Si sus puertas están abiertas, los niños pueden asistir, los padres se quedan y el pueblo respira. Por eso es fundamental llevar a cabo un análisis en profundidad de la situación actual de la Educación en el Medio Rural Aragonés, saber qué es lo que está pasando, cuáles son sus necesidades y cuáles son sus riquezas para solventar unas y fomentar las otras. Se deben estudiar las peculiaridades de cada comarca y territorio, adaptar las ratio en las aulas y valorar las singularidades demográficas y geográficas en cada caso en particular. Sabemos que es complicado, pero si queremos que Aragón sobreviva, debemos hacer este esfuerzo, bajar de lo universal a lo particular y evitar que se cierren más escuelas, más aulas, esas que mantienen a nuestros pueblos vivos.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario