Trabajo Bien Hecho: Ternasco de Aragón 28 años de protección e investigación del producto

En nuestra sección TRABAJO BIEN HECHO del número 4 de la revista “Ventana al Campo” que edita UPA Aragón, hemos querido reconocer la labor que llevan a cabo desde la IGP Ternasco de Aragón. Hoy publicamos en nuestra web la entrevista que tuvimos oportunidad de hacer a su presidente, Juan Carlos Brum. 

 

Ternasco de Aragón 28 años de protección e investigación del producto

LOGO TA 300

 

Juan Carlos Brun, Presidente de la I.G.P. “Deberíamos volver a la PAC acoplada para que el reparto fuera de verdad justo y equitativo”.

 

El Ternasco de Aragón tiene el orgullo de ser la primera carne fresca reconocida con una Denominación Específica, desde el año 1989, y amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida (IGP) desde 1996.

Actualmente, la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón cuenta con una cabaña con más de 384.000 ovejas adscritas de las razas autóctonas aragonesas Ojinegra de Teruel, Roya Bilbilitana y Rasa Aragonesa -las únicas razas que forman parte de la IGP Ternasco de Aragón-  repartidas en 722 explotaciones, inscritas en la IGP Ternasco de Aragón, en más de 327 municipios de las tres provincias aragonesas.

Juan Carlos Brun es el Presidente de la I.G.P. Ternasco de Aragón. Con él hablamos de la situación del sector ovino en Aragón y sobre el momento que vive la Indicación Geográfica Protegida.

 

Juan Carlos Brun 1

Juan Carlos Brum con sus ovejas en un rastrojo

Ventana al Campo.- ¿Qué diferencia al Ternasco de Aragón de otras carnes frescas del mercado?

Juan Carlos Brun.- La carne del Ternasco de Aragón es rosada, tierna y tiene la grasa infiltrada. El principal diferenciador es el peso, nuestros ternascos no pasan de los 12,5 kilos, cuando en otras carnes como los merinos pueden llegar a los 14 kilos de peso. Sin duda nuestra principal competencia en el mercado nacional es el lechazo.

V.- En Aragón ¿Cuál es la diferencia entre el ternasco y cualquier otro cordero?

J.C.B.- El control al que están sometidos los animales. Como Indicación Geográfica Protegida nuestras carnes tienen que cumplir unos estándares de calidad mucho más altos que los de cualquier otra carne de cordero, garantizando la homogeneidad del producto. Eso es lo que garantiza el éxito de nuestro producto frente a cualquier otro que esté en el mercado.

V.- Este año la I.G.P. cumple 28 años de intenso trabajo. ¿Cuál ha sido el principal logro conseguido en este tiempo?

J.C.B.- Sin duda ha habido muchos, pero el principal ha sido que, a través de la I.G.P. el Ternasco de Aragón ha sido reconocido a nivel de Aragón, y también fuera de nuestra comunidad. Somos punta de lanza en materia de Innovación e Investigación. Realizamos estudios, testados con universidades y con pruebas reales, a través de los que hemos conseguido, por ejemplo, demostrar que dietéticamente y a nivel nutricional comer cordero de 2 a 3 veces por semana no hace que aumente el colesterol en las personas. Intentamos romper mitos y hacer que la carne de cordero esté presente en la dieta diaria, aumentando su consumo.

Costillas brasa de Ternasco de Aragón

Costillas de Ternasco de Aragón a la brasa, un majar aragonés.

V.- ¿Es precisamente el aumento de ventas uno de los principales retos de la I.G.P.?

J.C.B.- Sí, es nuestro mayor reto, aumentar la cifra de ventas, que la gente se acerque a la carne del Ternasco de Aragón. La I.G.P. no se dedica a la venta, pero sí que nuestro cometido es el control, la investigación y la innovación, pero también lo es la promoción del Ternasco. En esta línea vamos a seguir realizando campañas como la de los Bocadillos de Ternasco de Aragón o la Carpa del Ternasco de Aragón en las fiestas del Pilar en Zaragoza. Queremos que la gente introduzca el ternasco en sus hábitos diarios, que vean que se puede comer en bocadillo o poner en nuestras famosas tapas.

V.- ¿Tienen en mente alguna otra campaña en un futuro próximo?

J.C.B.- Estamos preparando una importante campaña a nivel nacional para los próximos tres años. Y desde la I.G.P. también estamos intentando mantener contactos con superficies comerciales potentes para entrar en sus lineales en el mercado nacional. Todos sabemos que este tipo de empresas tienen unas exigencias específicas, pero lo que tenemos claro es que no vamos a perder nuestra esencia ni vamos a rebajar nuestra calidad.

V.- En este momento ¿Cuál es la salud del sector del ovino en Aragón?

J.C.B.- El sector está estancado desde hace unos años, y en Aragón nos enfrentamos a varios problemas. El primero de ellos es que no tenemos dehesas y nuestros ganaderos, en su mayoría, no tienen fincas, lo que les obliga a salir a pastorear y mover continuamente a los animales para que puedan pastar. Pastar en los campos del entorno y cuando las cosechas lo permiten. Esto lleva a otros dos problemas. Por un lado, como pastorear no es suficiente, hay que completar la alimentación con pienso en las parideras. Y por otro lado la rentabilidad por animal es muy baja, tanto que solo da para un sueldo. Por lo tanto, es complicado contratar personal. Así que el pastor se ve obligado a trabajar los 365 días del año, 10 horas al día.

V.- Desde luego, con esos datos no parece un sector atractivo.

J.C.B.- Más que atractivo podríamos decir que es un sector vocacional, por lo que el relevo generacional es muy complicado. Hay gente joven que no está dispuesta a trabajar en unas condiciones tan duras. Por lo tanto, hoy en día, la baja rentabilidad del ovino nos hace ser un sector totalmente dependiente de la PAC. Una PAC que, desde la reforma de 2014, a mi juicio, no es justa. La PAC actual prima a la tierra en perjuicio de los animales. La situación ideal sería volver a la PAC Acoplada, en la que cada ganadero cobra en razón del número de cabezas que tiene. Eso sería un reparto justo y equitativo. Tanto tienes, tanto cobras. No pedimos que se dé más dinero, pedimos que el que hay se reparta mejor.

 

V.- ¿Qué se podría hacer para ayudar al ganadero en esta situación?

J.C.B.- Lo ideal sería que el precio del Ternasco de Aragón fuera superior, que se diferenciara del resto de carnes en el mercado, y que los compradores estuvieran dispuestos a pagarlo. Y que esa diferencia por encima fuera realmente a parar al ganadero. Al final, los ganaderos que pertenecen a la I.G.P. Ternasco de Aragón están sometidos a unos controles de calidad más exigentes que los que tiene cualquier otro productor de cordero. Y eso tiene un coste. Por eso, aumentar el precio de esta carne, ayudaría a que la rentabilidad para el productor fuera un poco mejor.

V.- El ovino siempre ha sido un sector tradicional en Aragón, y tiene ganas de seguir luchando.

J.C.B.- Eso por descontado. Aunque el panorama no sea tan bueno como quisiéramos, vamos a seguir luchando porque como decíamos antes es un sector vocacional y tradicional, y no lo vamos a dejar de la mano. Seguiremos trabajando para mantener y poner en valor el que es para nosotros el mejor manjar, el Ternasco de Aragón.

También te puede interesar...

Deja un comentario